Descubra la diferencia entre galletas y biscoitos

2021-05-12
Descubra la diferencia entre galletas y biscoitos

Los famosos biscoitos de Valongo se pueden encontrar en múltiples formas y sabores. A lo largo y ancho del país son muchos los lugares en los que se venden y conocen como «biscoitos de Valongo». 

Y los hay para todos los gustos: de maíz, de limón, retorcidos, digestivos, cacos (también llamados galletas francesas), fidalguinhos, y algunos otros que van apareciendo para satisfacer los gustos de los clientes. 

Pero ¿cuál es la diferencia entre un biscoito y una galleta? Ambas palabras son sinónimas, pero la primera es más antigua. 

Para evitar la humedad y retrasar su descomposición, se cocinaban varias veces. Fue uno de los alimentos de las tripulaciones de los barcos que permanecían varios meses sin regresar a tierra. No eran dulces, pero con el paso del tiempo acabaron convirtiéndose en una golosina. 

Las galletas son más secas, y son achatadas. Se podría decir que todas las galletas son biscoitos, pero no todos los biscoitos son galletas. Y como el biscoito era demasiado caro para la mayoría de la gente, apareció el raleiro: un surtido de trozos de biscoitos que salían rotos del horno, y que se vendían mas baratos al peso.

En 1712, el padre Raphael Bluteau escribía la definición de biscoito:

 
Biscoito. Golosina. Se pueden hacer muchos tipos de biscoitos. Hay biscoitos de manzana, hechos con harina, manteca de vaca, azúcar y huevos. Del tamaño de un dedo, o en forma de anillas. Biscoitos de huevos, biscoitos de nata, biscoitos de la reina. Véase Arte da Tom. 2